Soluciones para reducir el Agobio en la Maternidad.

En la publicación precedente te conté mi historia de de qué manera tenía señales de agobio hace unos años. Estudié del tema, y como hallé las señales de que lo padecía, asimismo estudié de qué manera superarlo.  Puesto que ahora te muestro múltiples medidas recomendadas y que combinando ciertas de ellas me ayudarona salir de ese hueco en el que me sentía que había caído mas que conseguí superar.

Lo bueno de todo es que aprendí a manejar las situaciones de mi día tras día para no regresar a caer. Si te sientes agobiada, te invito a tomar ciertas medidas de las que te menciono:

Aliméntate sanamente.

Ejercítate a diario.

Evita el cigarrillo y el alcohol.

Haz algo para prosperar tu apariencia.

Aumenta el optimismo y la flexibilidad en tu personalidad.

Expresa tus emociones de forma edificante.

Escribe sobre lo que te agobia.

Pasa tiempo en solitario habitualmente.

Toma descansos a lo largo del día.

Respira de manera profunda desde el vientre.

Aprende a tensar y relajar tus músculos.

Visualiza imágenes mentales positivas.

Medita o bien reza de manera regular.

Obséquiate ejercicios o bien masajes.

Toma baños calientes.

Escucha música y baila.

Admira o bien crea arte.

Practica deportes.

Escoge un pasatiempo y desarróllalo.

Elige de forma sabia lo que lees en libros y en Internet.

Mira programas y películas relajantes o bien inspiradoras.

Vive «un día a la vez», esto es, enfócate en el presente.

Escoge por qué razón merece la pena preocuparte.

Admite lo que no puedes mudar.

Distingue entre lo que precisas y lo que quieres.

Perdónate y tente paciencia.

Motívate y felicítate por tus logros.

Cuando falles, aprende para la próxima.

Remplaza mensajes negativos por positivos.

Busca lo jocoso o bien absurdo en las cosas.

Sonríe habitualmente, aun en el momento en que te cueste hacerlo.

Cuenta tus bendiciones.

Adelanta preparada las horas del día más ocupadas.

Haz lo desapacible ya antes de lo agradable.

Evita que las labores medren o bien se amontonen.

Divide las labores grandes en pedazos manejables.

Desarrolla eficacia, adelantando y reuniendo labores.

Delega lo más posible.

Emplea calendarios y agenda. Asimismo vas a poder hallar múltiples aplicaciones móviles que te asisten a organizarte.

Deja tiempo de más para citas.

Lleva libro o bien labores para periodos de espera.

Usa listas realistas.

Establece prioridades.

Di «No» a las responsabilidades opcionales.

Organiza tu hogar.

Sustituye o bien arregla lo que no marcha.

Rodéate de personas de repercusión calmante.

Desahógate con personas de confianza.

Crea una red de sostén entre familiares y amistades.

Alterna con otras familias cuidado infantil, transporte, mandados, y cosas por el estilo.

Toma clases para progenitores y comparte experiencias que sirvan de intercambio de ideas.

Consulta sicólogos y terapeutas profesionales cuando los precises.

Si día tras día pones en práctica cuando menos una de estas recomendaciones, te vas a sentir menos agobiada y más efectuada. El agobio es una parte de la vida de toda mamá, con lo que reconócelo, redúcelo, ¡y relájate!

Tal vez te interesen estas entradas