Consejos para Cuidar a Ti cuando eres Madre

Cuando somos madres y hacemos muchas cosas por otros dejándonos a nosotras de último sitio, empezamos a sentirnos como “apagadas”, cansadas, triste o bien molestas con las situaciones. Uff¡ que me he sentido de esta manera múltiples veces, mas de esas experiencias he aprendido a manejar las situaciones y de apoco ya no admito el último sitio en mi lista.

Para conseguir tu bienestar, es esencial que halles tiempo para ti, en tanto que de esta manera vas a ser una mejor mamá. Ser madre trae grandes satisfacciones, mas asimismo enormes desafíos, como cuidar a ti en la mitad de tanta responsabilidad. No debes olvidarte de tus cuidados, pues en caso contrario en escaso tiempo podrías caer en la tristeza y en cansancio.

Aquí comparto ciertos fáciles consejos para cuidar a ti:

Cuídate a lo largo del día:

Cuando eres madre, debes optimar tu tiempo. No debes desatender tus rutinas de belleza y también higiene, y para esto, habitúate a agregar los cuidados a tus menesteres diarios. Duerme cuando duerma el bebé, depílate en la ducha y aprende trucos de maquillaje veloces y eficientes que hagan que parezca que realmente has dormido.

Cuando tienes pequeños grandes es un tanto más simple pues puedes delegar su cuidado a terceros.

Practica deporte o bien efectúa alguna actividad física:

No es sencillo localizar tiempo ni energía para hacer ejercicio con hijos, mas es buena forma de prosperar tu humor y tu salud. Evita ponerte metas imposibles, y también incorpora el deporte a tu vida diaria. Es mejor que pasees veinte minutos día a día a que no hagas nada.   Además de esto, puedes llevar a los pequeños al parque y mientras que tu haces ejercicio pueden jugar, por poner un ejemplo.

Rodéate de amigas:

Evita aislarte cuando tengas a tu bebé, y asimismo entonces, cuando tus hijos sean más grandes y debas compatibilizar el trabajo con la maternidad. Charlar y reunirte con otras mujeres, tengan hijos o bien no, es muy saludable para ti y asimismo para tus hijos, pues te vas a sentir mejor y vas a tener más paciencia con ellos.  Además de esto, compartirás experiencias y consejos con otras madres. Te invito a tener amigas que no tengan hijos a fin de que puedas dialogar con ellas de temas diferentes a la maternidad.

Comunícate con tu pareja:

La relación de pareja de manera frecuente padece cuando vienen los hijos y puede aun resultar en desunión. No te amedrentes, pues no es ineludible. Si le comunicas a tu pareja lo que precisas y esperas de él, es considerablemente más probable que lo logres. Déjale que ejercite de padre y no procures hacerlo todo sola.

Sé menos exigente contigo misma:

Una madre no es, ni ha de ser, una súper mujer. Si renuncias a tener una casa a la perfección limpia y arreglada, reconoces que no eres perfecta y te relajas respecto a la maternidad, vas a ser considerablemente más feliz. Intenta gozar de la maternidad y emplear el humor para sobreponerte a los instantes apabullantes.

Aparta un tiempo solo para ti:

Cada cierto tiempo ten un tiempo en solitario, que sea solamente para ti, para relajarte, para meditar en lo que estas sintiendo y para charlar con tu interno. De esta manera retornarás renovada y con nuevos ánimos a casa a ocuparte nuevamente de las rutinas. Te invito a que lo hagas cuando sientas que precisas un respiro y te sientas estresada.

Espero que estos consejos te sirvan y te sientas mejor al ponerlos en práctica. Cuéntame cuáles pones en practica y de qué manera te asisten a sentirte feliz.

Tal vez te interesen estas entradas