10 Consejos para ser una Mamá Feliz.

Desde el momento en que nos transformamos en madres pareciese que jamás hay suficiente tiempo para hacer todo lo preciso para sostener las cosas marchando, en especial si somos multitareas, o sea cuando deseamos hacer múltiples cosas al unísono.

No solo es frustrante sino más bien asimismo exageradamente agobiante y extenuante, brincamos de una labor a otra y ninguna queda terminada.

Con organización y creación de rutinas es posible conseguirlo mas asimismo es preciso que nosotras como madres tomemos conciencia de que todo no ha de ser idóneo para ser felices. Para gozar de la maternidad, es preciso cuidarte y cultivar tus relaciones.

De ahí que traigo ciertos consejos para asistirte a reconciliar todas y cada una de las labores que debes cumplir sin olvidar ser felices en el proceso.

1. Admite que no eres perfecta:

Si estás fatigada, puedes saltarte parágrafos o bien aun páginas enteras cuando leas un cuento a tu hijo ya antes de dormir. ¡Absolutamente nadie te observa! Tampoco pasa nada por el hecho de que una noche tu hijo no se bañe o bien por servir una comida veloz en vez de hacer una casera.

Eres humana y tus hijos te quieren por el hecho de que eres su mamá, no por el hecho de que seas perfecta. Lo mejor para ellos es que seas una mamá feliz.

dos. Siéntate o bien túmbate en el piso a jugar:

Los bebés y pequeños de corta edad gozan teniéndote a su altura. Intenta pasar tiempo día a día sentada o bien tumbada en el piso con tus pequeños, así sea leyendo libros, jugando o bien relajándote con ellos.

Intenta dedicarles tu atención en esos instantes, y de esta forma cuando debas hacer otras cosas no te vas a sentir culpable.

tres. Renuncia a tener la casa perfecta y limpia:

Es casi imposible tener todo resplandeciente y a la perfección organizado cuando tienes pequeños pequeños. Es preferible dedicar tu tiempo libre a tus hijos que a adecentar, si bien con ciertos trucos de limpieza la tarea familiar te resultará más simple.

cuatro. Adopta hábitos saludables:

Aliméntate bien y sanamente, efectúa alguna actividad física, duerme bien, mantén una psique sana.

cinco. No tengas prisa en que tus hijos crezcan:

Sobre todo, con el primer bebé es usual querer que medre deprisa. Deseas que tu bebé gatee pronto, sueñas con el instante en que afirme sus primeras palabras y con el día en que sea capaz de comer comestibles sólidos. Entonces quieres que pasee ya, que monte en bici, que nade y de esta forma hasta el momento en que es adolescente y de súbito te hallas con que tiene novia y extrañas sus primeros años de vida.

seis. No olvides a tus amigas:

No te limites a relacionarte con tus amigas que asimismo son mamás. Intenta sostener el contacto asimismo con las que no tienen hijos. De esta manera vas a poder charlar de cosas distintas y no perder tu identidad. Utiliza las redes sociales en Internet y el teléfono, mas no te límites al contacto virtual. De cuando en cuando solicita a tu pareja, a tu suegra o bien a una mama aliada que cuide de tus hijos para poder salir con tus amigas.

siete. Cuida tu relación de pareja:

No dejes que tus menesteres y el cansancio hagan que te alejes de tu pareja. Intenta ser cariñosa, tener buena comunicación y pasar tiempo juntos. Aparte de fortalecer su relación, los pequeños cuyos progenitores se muestran cariñosos, sociables y cómplices se sienten más seguros.

Si tu relación es fuerte, vas a tener más apoyo y te resultará más simple conjuntar el trabajo con la maternidad.

ocho. Halla tiempo para ti:

No te sientas mal por querer dormir la siesta, ponerte una mascarilla o bien leer un libro. Permítete hacerlo y verificarás que después tienes más energía para dedicarte a tus hijos. Si te esmeras en hallar tiempo para ti, vas a ser una mamá más relajada y feliz.

nueve. Se flexible:

Por muy planeada que tengas tu semana, siempre y en toda circunstancia puede presentarse imprevisibles que van a hacer que todo lo planeado cambie.  Sosegada, has de ser suficientemente flexible para mudar todo los que tengas pensado hacer para solventar ese imprevisible y después efectuar lo que se debía hacer. Si debe lavarse la ropa mas tus pequeños te solicitan que juegues con ellos, deja la ropa para mañana y juega con tus hijos.

Además de esto si estás cansadísima o bien no te sientes bien de salud, no te fuerces a hacer algo que no puedes. Es en estos instantes que precisamos el apoyo de nuestra pareja, del resto de la familia o bien de nuestra red de apoyo.

10. Deja de Equipararte con otras madres:

Deja de cotejarte con otras madres. La vida de cada una no es igual a la tuya, ni sus hijos, ni su familia, ni a tus tiempos, ni a tus desafíos, ni a tus deseos. Cada una tuvo y tiene sus ocasiones, prioridades y realidades muy, muy diferentes a las tuyas, entonces ¿para qué exactamente cotejarte? Si eso te hace sentir insatisfecha.

Mi vida y la tuya no son iguales a las de nuestras madres, entonces ¿por qué razón vivirlas a su forma?

Hagámoslo diferente sin temores, es nuestra vida, establezcamos entonces nuestra forma sin cotejarnos con otras madres.

PARA REFLEXIONAR:

Recuerda que eres el mejor modelo para tus hijos. Tus hijos varones al verte trabajar (bien sea fuera de casa o bien en un emprendimiento) y atender a la familia, van a aprender que las mujeres podemos ser profesionales al unísono que amas de la casa. Tus hijas, cuando sean adultas, van a ser fuertes y emprendedoras, como .

Tal vez te interesen estas entradas